Cómo ahorrar para viajar – Entrevista para Patoneando

,
ahorrar-para-viajar

Tuvimos una invitación muy especial de Lina Maestre, la autora de Patoneando, ella nos preguntó “Cómo hacemos realidad nuestros viajes, cómo ahorrar para viajar”.

Sin ser millonarios, concluimos que 5 factores claves nos permiten vivir como viajeros constantemente, son:

patoneando

  • Disminuimos gastos innecesarios, como ropa, souvenirs, no compramos artículo que no usamos 100%
  • Somos recursivos y aprovechamos cada oportunidad para ahorrar estadía o pagarla en intercambio
  • En la preparación, todos los días hacemos mínimo una cosa para el viaje. Y confiamos que todo saldrá como lo esperamos. Enfocarnos en lo que queremos y el universo confabula a nuestro favor
  • Hacemos intercambio de trabajos por viajes
  • Pensamos y buscamos cómo ganar en dólares (para no sufrir con sus alzas)

Leer el artículo completo de Lina en Patoneando:  Consejos para ahorrar y viajar contado por Latinos” donde está nuestro testimonio y de otros viajeros como nosotros. En todas esas historias hay excelentes tips que te ayudarán a ahorrar y hacer tu viaje realidad

Y nuestra entrevista completa es la siguiente, aquí está cómo lo hemos logrado:

Cómo ahorrar para viajar – Entrevista para Patoneando

Hemos emprendido nuestros viajes con poco dinero, la primera vez que salimos del país, en el 2007 hacia Londres, llevábamos sólo para sobrevivir un mes.

Para lograr el viaje, decidimos: Disminuir los gastos e incomodarnos un poco.

Alquilamos una casa en las afueras de Medellín, (en Santa Elena, a ese entonces sólo eran 220 mil pesos al mes incluyendo servicios públicos) comparado con un apartamento en Medellín pues ahorrábamos muchísimo, y un ‘twinguito’  lo vendimos para comprarnos una moto, principalmente para no tener la deuda con el concessionario, que por cierto, pagar un carro a crédito sale carísimo y luego venderlo por mucho menos de lo pagado no era negocio para nosotros,  el carrito era muy cómodo pero nos alejaba de hacer el viaje realidad y en ese entonces Uber no existía, así que el carro como no representaba ningún tipo de ingresos salimos de él.

Viajábamos todos los días en moto y si lloviera igual había que llegar a la oficina.

“Son sacrificios… pero analizándolos desde otra perspectiva, esas “incomodidades” nos ayudarían a cumplir un sueño, así que se convirtieron en un apoyo constante”

Disminuir gastos nos ayudó para este primer viaje, pero ya estando en Londres, a diferencia de muchos Colombianos y de nuestro plan inicial de ahorro, decidimos no trabajar para ahorrar.

Es que en los países “desarrollados” de la misma manera que se gana se gasta, y un ahorro en ese momento implicaba tener un segundo trabajo, y un segundo trabajo nos alejaba de disfrutar el país, tanto sacrificio para llegar a Londres y no disfrutarlo por trabajar, trabajar, trabajar…era ilógico. Así que Londres lo gozamos en plenitud sólo con un trabajo. Todos los fines de semana buscábamos qué planes gratis podíamos hacer, y encontramos un montón

Los primeros viajes a Europa (desde Londres) los hicimos gracias a los reembolsos de impuestos, los Taxes, como le dicen allí “es como una ‘natillera’ sin darte cuenta” que puede ser aprovechado para viajes. Nosotros con “los taxes” viajamos por los menos a 7 destinos. Eso sí, escogimos países baratos y viajamos a lo mochilero

ahorrar-para-viajar-patoneando-colombiajeros

En el segundo viaje la creatividad fue clave.

Después de vivir en Londres por casi 3 años y sin ahorros, a Luis se le ocurrió encontrar una forma que nos permitiera ahorrar el valor del alquiler por un mes, básicamente era vivir gratis en algún lugar por un mes para poder viajar. Y ¡encontramos un barco en el rio Támesis en pleno verano disponible para nosotros!

como colombianos como ahorrar para viajar

Gracias al dueño del barco vivimos una experiencia increídible que muchos británicos ni pueden imaginar, logramos ahorrar ese alquiler por un mes para luego viajar por 3 meses en la India, Nepal y USA. Este viaje nos regresó  a Colombia

Ya en Colombia, no encontrábamos barcos ni dos trabajos para ahorrar dinero y poder escapar de nuevo, debimos trabajar como todos, ganar en pesos, vivir con amigos, dormir en el sofa de la mamá, alquilar de nuevo otra finquita en las afueras de la ciudad, caminar mucho o transportarnos en buses (es que llegamos en ceros, no teníamos plata ni para una moto) y  muchas veces nos despertábamos sólo con diez mil pesos en el bolsillo y  con eso salíamos a trabajar – como freelances-, a buscar clientes, proyectos, a promocionarlos, a hacer alianzas, etc..

Vivíamos de una forma muy básica, una amiga solía decirnos que “vivíamos en condiciones precarias” pero sin saberlo ese estilo de vida fue el mejor entrenamiento para los procesos de adaptación que implicaron los siguientes viajes

Lentamente conseguíamos más proyectos que nos daban mayor estabilidad económica.

Sin embargo conservábamos una vida simple, nos enfocamos más en el “qué queremos”, no en el “cómo” ni tampoco en el “con qué” aunque fue difícil al final fue posible

Así estuvimos por 15 meses en Colombia, hasta que el universo confabuló y todo empezó a fluir como lo estábamos buscando, hicimos una venta inesperada que nos permitió salir de nuevo, no mucho dinero, a decir verdad fueron 4 millones de pesos para los dos, con eso compramos tiquetes para hacer el tercer viaje

Un viaje que nos ha divido la vida en antes y después. Ese tercer viaje fue rumbo a USA para seguir buscando los proyectos viajeros que queríamos hacer, salimos sin tiquete de regreso, dispuestos a hacer nuevos amigos, a aprender, a vivir cada día con lo que llegara, y así mismo logramos estar en USA por 5 meses dónde sólo pagamos hotel por 3 noches, alquilamos un cuarto en una casa de estudiantes por otro mes, y 3 meses más pasamos las noches  en campings, en casas de extraños a través de couchsurfing, en casas de amigos de amigos y familiares y hasta en la calle de Time Square, Nueva York.

Para alimentarnos, comprabamos barato, y generalmente una almuerzo para los dos, para transportarnos nos prestaron un un par de bicicletas, con eso ahorramos mucho e incluso gracias a esas bicicletas viajamos desde Washington hasta Boston.

Seguíamos con una vida simple, el bolsillo no nos permitía más pero continuábamos enfocados en prolongar el viaje, llegar lo más lejos posible y fuimos aprendiendo muchos tips viajeros, como por ejemplo:

  • Que sí se pueden hacer intercambios de trabajo por viajes: Lo hemos hecho 6 veces, 3 de ellas nos han llevado a Africa y de visita a Colombia
  • Que comprar artículos de lujo o costosos que muchas veces son innecesarios y que siempre te alejan de los viajes
  • Aprendimos a darle prioridad a las cosas y a enfocarnos en lo que realmente nos hace felices
  • Que “las cosas materiales no representan lo que somos”
  • Que el mundo es muuuuy pero muy chiquito, y como dicen por ahí, “está a la vuelta de la esquina”
  • Que la mayoría de viajeros no somos ricos económicamente hablando, pero sí somos muy recursivos y creativos
  • Podemos buscar clientes que nos paguen en una moneda de mejor valor que el peso colombiano, por ejemplo obtener ingresos en dólares, yenes japoneses o libras esterlinas es mucho mas rentable para seguir viajando

Ahora estamos en el cuarto viaje, y en nuestra travesía por Turquía ¡tuvimos el honor de conocer a Lina Maestre la autora de Patoneando.com, por lo que estamos muy agradecidos por invitarnos a compartir esta nota con ustedes

Esta entrevista la hicimos desde Viet Nam, hoy la leemos desde Tailandia, mañana no tenemos idea dónde estaremos y para ser honestos aún no tenemos una cuenta de ahorros ilimitada, vivimos el día a día aprovechando cada oportunidad y tratando hacer en cada viaje hacer los trabajos que más nos gustan, cómo:

  • Proyectos sociales:  es lo que más nos ha funcionado para vivir viajando y aprender de otras culturas, es nuestra profesión y además nos apasiona trabajar para comunidades. Aquí vendemos el paquete completo de servicios de fotografía, video, diseño y mentoría
  • Videos de viajes: Muchos han sido gratis, al principio para dar a conocer nuestro trabajo, ahora vivimos de ello. Somos del equipo de Tastamade Español
  • Escribiendo temas atractivos y novedosos para nuestro propio blog de viajes, tenemos algunas marcas que nos pagan en efectivo
  • Creamos una marca que llamamos Colombiajeros, así vendemos nuestros propios productos y asesorías

Soñando que como blogueros seguiremos generando los ingresos que queremos para continuar con una vida nómada como hasta ahora, esperamos que tú también lo sueñes y lo hagas realidad